Historia de formación

Dignidad y Solidaridad, es una asociación civil fundada legalmente en noviembre de 2003. Es un organismo de acción social de la Familia de la Cruz, sin fines de lucro. Cuenta con la autorización de recibir donativos deducibles de impuestos. Sus oficinas se localizan en la Ciudad de México.

Los antecedentes de la asociación se remontan a octubre de 2000, durante una de las reuniones de la Unión de Equipos de Gobierno de la Familia de la Cruz, en donde se analizó el documento del Episcopado mexicano, “Del Encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos”. 

De ahí surgió la necesidad de reflexionar y profundizar en la dimensión social de la Espiritualidad de la Cruz, sobre todo, de expresarla de una forma concreta, atendiendo las demandas de la realidad con el deseo de responder eficazmente.

Se percibió con claridad que el proyecto de Jesús es la construcción del Reino, y que éste implica la salvación integral de la persona humana: la salvación eterna, pero también temporal; espiritual, pero también corporal; la salvación dirigida a cada persona, pero que debe transformar las relaciones interpersonales, y las estructuras de la sociedad. Esta reflexión nos llevó a asumir que la promoción de la dignidad de la persona y la construcción de un mundo más justo y solidario es algo esencial para quienes vivimos la Espiritualidad de la Cruz.

Ver la realidad de pobreza que viven tantas personas nos hizo sentirnos cuestionados y dolidos. ¿Cómo es posible quedarnos con los brazos cruzados ante la injusticia y la explotación, ante la falta de alimentación, salud y educación, ante el desempleo y la migración, ante las condiciones inhumanas de vivienda y trabajo? Además, constatamos que, cuando se presentan desastres naturales (terremotos, inundaciones, etcétera), los pobres son precisamente los más afectados. Nos preguntamos: ¿qué podemos hacer para ayudar a las personas afectadas por estos desastres? Como seguidores de Jesucristo sacerdote y víctima decidimos hacer algo para dar una respuesta, aunque fuera limitada, de ahí surgió Dignidad y Solidaridad.

 

Valores

 

  • El seguimiento de Jesucristo sacerdote y víctima
  • La construcción de un Reino de amor, justicia y paz
  • La dignidad de cada persona
  • La compasión ante el sufrimiento
  • La solidaridad con los más necesitados
  • El servicio generoso y desinteresado
  • El trabajo en equipo
  • La hermandad y la caridad