Doctrina social

  • DOCTRINA SOCIAL CRISTIANA:

La Educación como Camino para la Construcción de una cultura democrática
353 Hemos mostrado que del encuentro con Cristo nace la solidaridad y cómo ésta fortalece la subjetividad de la nación e invita a la creación de modelos de desarrollo integral que respondan a las necesidades de todos y no sólo de unos cuantos. Ahora, es necesario resaltar cómo a través de la educación es posible constituir una cultura más participativa, representativa y respetuosa de la dignidad humana en todos los ámbitos, es decir, una cultura de la democracia.
354 Ante todo es preciso comprender con claridad el sentido de las nociones de “educación”, “cultura” y “cultura de la democracia”, ya que en ocasiones se dan equívocos importantes al momento de tratar estos temas.
La Cultura y La Educación:
355 La cultura es todo aquello por lo que la persona humana crece en su ser, crece en humanidad. Por ello, la verdadera cultura involucra la actividad humana en su totalidad; es el estilo de vida que la persona crea como miembro de una familia y de la comunidad humana mediante símbolos, lenguajes, costumbres e instituciones, y que favorece su desarrollo integral. Más aún, la cultura es el modo como la persona se relaciona con sus semejantes, con el mundo material y con Dios.
357 El propósito de la educación es la formación de la persona humana ”en orden a su fin último y al bien de las sociedades de las que el hombre es miembro y en cuyas responsabilidades participará cuando llegue hacer adulto”.
359 En lo social, la inspiración de educación cristiana debe fomentar la participación, el diálogo, la inculturación, el cambio social, la inserción familiar y el cuidado del medio ambiente.
360 Por ello, la dimensión social de la persona, en todas sus variadas manifestaciones, requiere de un proceso educativo que le permita desplegarse de un modo auténticamente humano y del cual no se debe de evadir.

CARTA PASTORAL DEL ENCUENTRO A JESUCRISTO A LA SOLIDARIDAD
AUTOR: CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO